La cosmética natural

Nos encontramos en un gran cambio social, reivindicando la vuelta a lo natural. Las estadísticas nos muestran un aumento de la búsqueda de productos de origen natural, bio o ecológicos. Entre estos productos están incluidos los cosméticos. 

En la denominada cosmética verde, se utilizan términos parecidos como  «bio», ecológica, orgánica o natural  pero éstos  no significan exactamente lo mismo y crean confusión entre los usuarios.

  • Ecológica, orgánica o biológica. Se basa en la utilización óptima de los recursos naturales sin emplear productos químicos u organismos genéticamente modificados (OGM), ni para abono ni para combatir las plagas, logrando de esta forma productos orgánicos mientras se conserva la fertilidad de la tierra y se respeta el medio ambiente.
  • Ingrediente natural. Es el ingrediente vegetal, mineral o componente marino que es un extracto directo no transformado obtenido de la producción agrícola o mediante un procedimiento físico. Los ingredientes naturales que han sufrido una transformación se denominan semi-sintéticos.
  • Producto de origen natural. Es el que procede de la naturaleza y ha sido transformado mediante procedimientos respetuosos con el medio ambiente.
  • Producto certificable. Se obtiene de plantas o animales, en ocasiones transformados, y se puede certificar siguiendo las reglas de producción de la agricultura biológica.

Miren  bien la etiqueta

La Comunidad Europea dictó en 1996 la Nomenclatura Internacional de Ingredientes Cosméticos (INCI), que obliga a enumerarlos todos. 

  1. La primera observación a tener en cuenta es que el activo presente en mayor cantidad es el que aparece en primer lugar en el listado de ingredientes. Así, un producto que vende ser de Camomila deberá llevar este ingrediente encabezando la lista. 
  2. Es fundamental distinguir la naturaleza de los ingredientes, que se formulan siempre en términos latinos o con nomenclatura química. Los de origen latino hacen referencia a materias primas vegetales (Aloe Barbadensis, para el aloe vera, o Butyrospermum Parkii Butter, para la manteca de karité), aunque también pueden aparecer en latín elementos químicos peligrosos, como los aceites minerales (Paraffinum) o los derivados del petróleo (Petrolatum).
  3. Los componentes que incluyen las sílabas cloro, bromo o iodo, anilin, phenol o phenyl, entre otros, delatan química. 
  4. Un buen producto cosmético no necesita nunca más de 30 ingredientes.

“Lo realmente bueno no es ni lo químico ni lo natural, sino el equilibrio, utilizar la ciencia para conseguir cosméticos cada vez más naturales”

Yo sí utilizo productos ecológicos, primero porque he comprobado que mi piel los tolera mejor que los productos convencionales, porque estoy en contra de ponerme cremas con base química y porque las flores se llevan utilizando en la cosmética desde hace 4000 años. 

Anuncios

Tus comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s